Plagas y remedios: araña roja

Plagas y remedios: araña roja

La araña roja es un tipo muy común de ácaro, conocido científicamente como Tetranychus urticae. Tiene un tamaño muy reducido, en torno a 0,5 mm o incluso menos y se caracteriza por tener una alimentación muy voraz. A continuación os explicamos todo lo que debéis saber para conseguir que esta plaga no afecte a tu cosecha identificándola a tiempo, tomando medidas preventivas para evitarla o que productos utilizar para su control y eliminación.

Síntomas

Puede que a simple vista te cueste ver a esta arañita, en realidad tienen un tamaño bastante pequeño y se colocan en el envés de las hojas, por lo que te costará detectarlo visualmente. Una señal muy clara que te indicará la presencia de estos microscópicos ácaros en tus plantas de cannabis es la aparición de pequeñas manchas amarillas o traslúcidas en las hojas, este es el rastro que dejan al alimentarse, pues la araña roja succiona los fluidos vitales de la planta  y esto se traduce en un punteado amarillento muy característico y fácil de reconocer en la parte superior de las hojas.

Las manchas blancas en las hojas son la marca que deja la araña al succionar la savia. También se pueden ver motas negras o amarillas en ambas caras. A veces no se perciben y otras se confunden con falta de nutrientes. Hay quien confunde las propias arañas, que miden apenas unos milímetros y tienen un color que va del marrón al rojo anaranjado, con otras manchas; por ello, mejor si se tiene a mano una lupa. En ocasiones también dejan una especie de tela sobre las hojas y si infección es grave, puede llegar a cubrir toda la planta.

Medidas preventivas

Como con cualquier plaga que pueda atacar a tu cultivo, la mejor manera de combatir la araña roja es evitar que aparezca. Estas son las medidas que debes tomar para evitar esta plaga:

  • Limpieza: Mantén el espacio de cultivo limpio y ordenado. Desinfecta diariamente todos los utensilios que utilices en tu cuarto de cultivo, cámbiate de ropa cuando entres en el espacio para evitar introducir cualquier plaga que venga de la calle.
  • Temperatura: la araña roja se desarrolla en ambientes secos y con una temperatura de 21-27º C y se reproduce a gran velocidad si la temperatura supera los 27 grados. Por tanto, mantén una temperatura adecuada que no supere los 25 grados.
  • Controla la humedad: mantén una humedad relativa del 55-60%.
  • Baña los esquejes o plantas en estado vegetativo: Rocíalos una vez con aceite de Neem de forma preventiva.
  • Introduce ácaros depredadores de otros ácaros como Neoseiulus (Amblyseius) californicus y que resulta inocuo para las plantas. No debes utilizarlos si ya hay infección y está muy avanzada, por sí solos no podrán detenerla. Debes distribuirlos por todas las plantas ya que tienen dificultades para trasladarse de planta en planta.
  • Los abonados ricos en nitrógeno causan un crecimiento vegetativo abundante en la planta. Es decir, brotes tiernos que son muy atractivos para la araña roja, por lo que el nitrógeno de nuestras plantas ha de ir muy controlado.

Medidas de control plaga

  • Extrema las medidas de limpieza
  • Aparta las plantas infectadas e intenta que la plaga no se extienda
  • Retira las hojas que tengan más del 50% afectado y tíralas, evita tocar otras partes de la planta o otras plantas durante este proceso para no propagar la infección.
  • Crea un entorno hostil reduciendo la temperatura a 16 grados y aumenta la humedad.
  • Pulveriza las hojas con agua fría, esto remueve a las arañas literalmente. Si la infección no está muy desarrollada, también puedes retirarlas manualmente con la ayuda de una pequeña esponjita, deshazte de la esponja una vez hayas terminado y lava bien tus manos y todos los utensilios que hayas usado.
  • Puedes utilizar remedios orgánicos como: Aceite de Neem: funciona muy bien /  Jabón potásico: en general funciona bien, serán necesarias de dos a tres aplicaciones con intervalos de cinco a diez días.